Sobre todas las cosas pueden hacerse dos afirmaciones exactamente contrarias (Protágoras)