La mejor improvisación es la que está bien preparada (Winston Churchill)